Por Victoria Castro

Empezó el 2021 y estos primeros días del año son claves para crear propósitos y aplicar los aprendizajes que nos dejó el 2020. Es muy común que nos fijemos metas a nivel laboral y personal. Sin embargo, siempre nos olvidamos de nuestro compromiso con el planeta. El 2020 nos mostró que necesitamos priorizar el cuidado del medio ambiente y qué mejor forma que comprometiéndonos con pequeñas acciones mes por mes. Por eso, para darte un impulso aquí tenemos algunos propósitos sostenibles para el 2021.

Podrás trabajar en un objetivo a favor del planeta y de ti mismo para cada mes del año. Quizás sea difícil entender que nuestra conexión con el equilibrio del ambiente ese esencial y más que nunca debemos trabajar en ella. Los propósitos que te presentaremos son, sin duda, una buena forma de empezar la transformación ¿estás listo?

  1. Reducir, reutilizar y reciclar:

Reducir nuestro consumo ayuda a disminuir nuestro impacto sobre el medio ambiente. Llevarlo a la práctica es sencillo si tratamos de ser unos consumidores conscientes y compramos únicamente lo que realmente necesitamos y tratamos de escoger productos duraderos y que cuyos materiales se puedan reciclar.

Por otro lado, debemos aprender a darle una segunda vida a las cosas que usamos. Así que antes de tirar un objeto que tienes en casa pregúntate si puedes darle otro uso. De esta forma estarás ayudando al medio ambiente y a tu economía. 

En cuanto al reciclaje, recuerda que aparte de colocar los residuos habituales en su respectivo contenedor hay elementos especialmente tóxicos como las pilas o los electrodomésticos que tienen que llevarse a puntos específicos de acopio. También puedes averiguar si existe alguna entidad que reciba residuos de distintos tipos como botellas de amor, tapitas de plástico, cartón. De esta forma disminuyes la cantidad de residuos que llegan al relleno sanitario.

Tip adicional: enjuaga bien tus residuos antes de desecharlos. De esta forma van a poder reciclarse fácilmente.

  1. Cuidar el agua:

Existen numerosas razones por las cuales el agua es importante para nosotros y por ello debemos cuidarla. En primer lugar, el agua es escasa y, en segundo lugar, somos muchos los que habitamos el planeta y necesitamos el agua para vivir. Acá te van algunos tips para que empieces a hacer un mejor uso de este recurso:

  • Cierra la llave del agua mientras te cepillas los dientes o mientras te aplicas champú y jabón en la ducha.
  • Recolecta agua lluvia y úsala para regar las plantas.
  • Usa un balde para recolectar el agua de la regadera mientras esperas que se caliente. Puedes usarla para lavar pisos, bajar el agua del inodoro o regar las plantas.
  1. Eliminar plásticos de un solo uso:

La invasión de los plásticos en el planeta es una realidad. En 2020 generamos un 900% más de plástico que en 1980. Si queremos preservar el planeta, ha llegado el momento de que todos y cada uno de nosotros tomemos medidas. Los plásticos de un solo uso, son la mitad del plástico que utilizamos al año, éste tiene una vida útil promedio de 12 a 15 minutos y, sin embargo, puede tardar hasta 500 años en desaparecer:

  • Evita usar desechables (vasos, pitillos, cubiertos). Carga tu propio kit reutilizable para que no te veas obligado a usar artículos desechables.
  • Siempre lleva una bolsa reutilizable contigo. Así evitarás usar bolsas plásticas cuando hagas alguna compra.
  • Intenta comprar a granel. No sólo reduces la generación de plástico, sino que cuidarás tu salud porque los alimentos ultra procesados son los que más plástico llevan en su empaque.
  • Si no puedes evitar usar algún plástico, trata de reutilizar (por ejemplo, puedes usar los frascos de queso crema como tupper para almacenar alimentos en tu heladera).
  • Llena botellas de amor y llévalas a las fundaciones que se encargan de procesar ese plástico para convertirlo en madera plástica.
  1. Plantar y cuidar un árbol:
  • Deja descansar a Mr. Google y dale la oportunidad a los ecobuscadores. Por ejemplo, con Ecosia, por cada búsqueda que realices se plantan árboles en los lugares más inhóspitos de la Tierra.
  • Puedes buscar organizaciones que te permitan adoptar árboles y seguir su proceso de crecimiento. Por ejemplo, Saving The Amazon busca unir a la comunidad global y local en una campaña para salvar la Amazonía, plantando árboles con las comunidades indígenas.
  • Si cuentas con espacio en tu casa, siembra un árbol en tu patio o jardín. No sólo estarás ayudando a absorber el CO2 del ambiente, sino que también brindarás cobijo a diferentes especies de aves o insectos.
  1. Desconectar electrónicos:

El ahorro de energía ayuda a proteger el medio ambiente, y en términos más personales, ayuda también a mejorar nuestra economía doméstica.

  • No dejes conectado tu celular toda la noche. Trata de cargar la batería durante el día.
  • Trata de no dejar conectados los electrodomésticos que sólo usas por pocos minutos (horno microondas, licuadora, cafetera, etc).
  • La nevera obviamente no la puedes desconectar, pero trata de pensar muy bien antes de abrir la puerta de la heladera para que no empieces a divagar con la puerta abierta pensando qué quieres comer. La puerta abierta de la nevera, hace que ésta consuma mucha más energía.
  • Si vas a guardar alimentos cocinados en la nevera, espera que se enfríen totalmente para evitar que el aparato tenga que trabajar más y consuma más energía.
  1. Crecer una huerta: 

Un pequeño patio o terraza o balcón son espacios suficientes para crear una huerta propia y poder abastecer de frutas, verduras y hortalizas frescas. Sin embargo, si no cuentas con un espacio muy grande, puedes sembrar hierbas aromáticas o especias para condimentar. Crecen fácilmente en una maceta pequeña y al mismo tiempo adornan los espacios en tu cocina. acá van unos tips para que empieces a sembrar algunos alimentos en casa:

  • Escoge un espacio con buena luz y ventilación.
  • Piensa en qué alimentos quieres sembrar y revisa qué cuidados requiere cada planta: Cantidad de agua, cantidad de luz, profundidad de maceta, tipo de sustrato, etc.
  • Si vives en el hemisferio norte o sur, busca qué alimentos sembrar en cada estación del año.
  1. Comprar moda sostenible:

Compramos más ropa que nunca, pero compramos más barato que en ningún otro momento de la historia. La moda en poco tiempo pasó a convertirse en un producto de usar y tirar, y muchas veces esconde una realidad cruel a nivel social y ambiental. Acá te damos unos tips para que seas todo un gurú del slow fashion o la moda sostenible:

  • Cuando compres ropa, revisa las etiquetas (de qué material está hecha la prenda, dónde de fabricó, qué cuidados requiere).
  • Cuida tu ropa. Lávala sólo cuando sea necesario y repárala cuando tenga alguna imperfección. Así alargarás el ciclo de vida de las prendas.
  • Intercambia ropa con amig@s o compra en tiendas de segunda mano. Hay algunos negocios que reciben tus prendas viejas como parte de pago.
  • Apoya emprendimientos locales que trabajen con la moda circular. Ahora existen muchas prendas que están hechas de materiales reciclados.
  1. Auto educarse en temas de sostenibilidad:

Si queremos tener una buena calidad de vida al 2030, 2050… el principal reto que debemos afrontar los países, gobiernos, comunidades y demás actores es lograr un desarrollo sostenible. Por eso, es importante que sigas aprendiendo sobre este tema para tener la información correcta y poder tomar acción frente a la crisis climática.

  • Mira documentales sobre temáticas ambientales. Acá te van algunos:
    • Empatía.
    • Tus desperdicios y otros manjares.
    • Plant this movie.
    • Una verdad incómoda.
    • Before the flood.
    • Nuestro planeta.
  • Sigue cuentas de medio ambiente y sostenibilidad en Instagram. Es contenido corto y de fácil entendimiento.
  1. Consumir localmente:

El principal beneficio ambiental del consumo local es el ahorro energético y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, dado que los medios que transportan los productos desde lugares lejanos generan más emisiones.

Además, el consumo de productos de temporada favorece la economía local y reduce la importación de productos. 

  • Si necesitas comprar algo, averigua si existe algún emprendimiento local que lo tenga. Por ejemplo, en Directorio Sustentable puedes encontrar diferentes negocios que ofrecen productos de diferentes tipos.
  • La pandemia potencializó el e-commerce. Por eso, si prefieres comprar en línea planea bien tus compras para que todos tus productos lleguen en un solo envío. Así disminuyes material de embalaje y reduces un poco la huella de carbono por transporte.
  • Apoya a tus amig@s, a tus familiares o a tus vecinos emprendedores. Muchas veces puedes encontrar lo que necesitas mucho más cerca de lo que imaginas.
  1. Compostar en casa:

Realizar compostaje en casa tiene muchos beneficios para todos:

  • Reduce la cantidad de materia orgánica que va a los vertederos.
  • Reduce el uso de fertilizantes inorgánicos, a los que sustituye.
  • Ahorra agua de riego debido a la capacidad de retención del agua del compost.
  • Aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo de las plantas de forma natural.

Puedes usar el compost para nutrir el sustrato de tu huerta o tus plantas. Y si no tienes plantas para usar el compost que generas, puedes regalarlo o aprovecharlo en algún arbolito de tu barrio. También existen empresas que recogen el compost. ¡Averigua cuáles hay en tu ciudad!

  1. Reducir consumo de carne (especialmente la carne de res):

Dentro de la producción de alimentos, la ganadería industrial y, por tanto, el consumo de carne, es el sector que genera mayores impactos en el medio ambiente y en nuestra salud.

El 14% del total de las emisiones a nivel mundial las genera la ganadería industrial. Por otro lado, la ganadería industrial es responsable del 70% de la deforestación en El Amazonas debido al terreno que se requiere para sembrar alimento de ganado. Diversos organismos internacionales piden cada vez más una reducción del consumo de carne para salvaguardar nuestra salud y la del planeta.

Por eso te damos unos tips para que puedas ir cambiando tus hábitos alimenticios:

  • Reduce las porciones. Si estás acostumbrado a consumir carne todos los días, trata de hacerlo día de por medio y luego sólo un par de días a la semana.
  • Explora otras opciones. Los lácteos y la carne no son imprescindibles. Nos han vendido la idea de que la única fuente de proteína es la carne y la única fuente de calcio es la leche. Hay muchos alimentos a base de plantas igualmente ricos en calcio y proteína.
  • Planifica tu menú. Cuando no lo haces es muy fácil recurrir al filete, a la hamburguesa o a la comida procesada. Un menú que te va a facilitar inmensamente la vida.
  1. Esfuérzate por crear hábitos sustentables:
  • Es importante que empieces con pequeños cambios. Un paso a la vez. Así evitarás sentirte frustrado si no logras cumplir alguno de tus propósitos sostenibles.
  • Habla con tu círculo social más cercano acerca de tus propósitos. De esta forma entenderán tu proceso de cambio y te sentirás más motivado.
  • Si tú cambias, probablemente otros querrán imitarte. Así que enseña con el ejemplo y con mucha empatía siempre.

El cuidado del medio ambiente gana cada vez más un lugar prioritario. Para generar un verdadero impacto es fundamental lograr un compromiso de todos los hogares con el medio ambiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .